cardiodiabetes

Porqué necesito un STENT





Probablemente su médico ha tomado la decisión de recurrir a este procedimiento porque lo considera necesario para que su corazón continúe funcionando correctamente.

El corazón es un músculo que necesita un suministro constante de oxígeno y nutrientes para funcionar adecuadamente. Ambos elementos son transportados por la sangre a través de los vasos sanguíneos.

Los vasos sanguíneos que llegan al músculo cardíaco se denominan arterias coronarias.

Los vasos sanguíneos situados a ambos lados del cuello (arterias carótidas) son el principal suministro de sangre para el cerebro. El resto de vasos sanguíneos que suministran sangre a los demás órganos y tejidos del cuerpo (que no son ni el cerebro, ni el corazón, ni los pulmones), se denominan arterias periféricas.

La enfermedad cardíaca (enfermedad de la arteria coronaria) se produce cuando se forman placas o depósitos de grasa en las paredes de las arterias que, como consecuencia, se estrechan. Esto significa un problema cuando, por ejemplo, después de hacer ejercicio el corazón se ve obligado a trabajar más y necesita más sangre. Cuando esto ocurre se puede llegara sentir dolor en el pecho (angina de pecho). Una arteria que se ha estrechado puede bloquearse por un coágulo de sangre (trombo), lo que puede provocar un infarto. La gravedad y las consecuencias de un infarto se pueden reducir con un diagnóstico rápido y un tratamiento adecuado que puede incluir un STENT.

Qué es un STENT

Los STENTs son tubos diminutos de malla metálica que se insertan, de forma permanente, en las arterias que se han estrechado por placas o depósitos de grasa. Se utiliza para mantenerlas abiertas.

¿Qué ocurre con el STENT una vez que está implantado?

Cuando se implanta el STENT, éste se empieza a cubrir con una fina capa de células, las mismas que revisten la pared de la arteria, y comienza a formar parte de la misma.

Cómo se implanta un STENT

Lo más frecuente es que los STENTs se inserten como parte de un procedimiento llamado angioplastia. El tubo de la angioplastia (catéter) normalmente se inserta a través de una arteria a la altura de la ingle (aunque también se puede hacer a través de una arteria del brazo o de la muñeca). El tubo tiene un pequeño globo desinflado en uno de sus extremos y está rodeado por un STENT. Se va guiando hasta que el extremo alcanza la arteria cardíaca o coronaria que presenta el estrechamiento, entonces se infla el globo y el STENT se expande. A continuación, se extrae el globo, dejando el STENT en la arteria.

¿Es un procedimiento largo?

No. Dura entre 1 y 2 horas. Se le administrará un sedante suave para que permanezca relajado pero consciente durante todo el procedimiento.

STENTs y Angioplastia

La angioplastia se puede efectuar sin implantar un STENT, aunque éste normalmente mantiene abierta la arteria durante más tiempo. Los STENTs ofrecen menos riesgo de que la arteria se cierre otra vez (re-estenosis). Sin embargo, para algunos pacientes será más adecuado practicar una angioplastia sin implantar un STENT. Se trata de una decisión que deberá tomar el médico después de valorar cuidadosamente el estado del paciente.

¿Todas las personas con enfermedades cardíacas necesitan un STENT?

No. Los médicos pueden recomendar un STENT a algunas personas que sienten dolor en el pecho (angina de pecho) si con la medicación no remiten los síntomas. También se puede recomendar un STENT a un paciente que ha sufrido un infarto.

¿Me sentiré diferente después de que me hayan implantado un STENT?

Este procedimiento mejora el suministro de sangre que entra en el corazón y beneficia la calidad de vida:

•  Reduce el dolor de pecho (angina de pecho).

Disminuye la dificultad para respirar (disnea).

Reduce el riesgo de sufrir un infarto.

Disminuye la necesidad de tratamientos específicos para enfermedades cardíacas.

¿Tener un STENT implica algún riesgo?

Sí. Existe el riesgo de que a largo plazo se produzcan estas complicaciones:

•  Un nuevo estrechamiento de la arteria [re-estenosis).

La formación de un coágulo de sangre (trombo) en el STENT, que puede bloquear potencialmente el STENT y provocar un infarto.

Durante el procedimiento de colocación podrían presentarse arritmias cardíacas que pueden poner en riesgo la vida del paciente.

Todas estas complicaciones pueden tener serias consecuencias, entre ellas, infarto cardíaco o incluso, la muerte.
La tendencia a que se formen coágulos con el paso del tiempo es cada vez menos probable, ya que el STENT se recubre gradualmente con las células que revisten la pared de la arteria, pasando a ser parte de la misma.

¿Se pueden reducir los riesgos asociados a los STENTs?

Sí. Algunos STENTs tienen fármacos incorporados que impiden que las arterias vuelvan a estrecharse (STENTs liberadores de fármacos), y pueden reducir el riesgo de un nuevo estrechamiento arterial.
Para disminuir el riesgo de que se forme un coágulo se pueden utilizar fármacos antiagregantes plaquetarios. Habitualmente se recomienda después de la colocación del STENT. No obstante, sólo su médico puede decidir el tipo de STENT más adecuado para usted.

¿Por qué no se usa en todos los casos un STENT liberador de fármacos?

Todos los fármacos tienen efectos secundarios. Por este motivo, el uso de STENTs liberadores de fármacos sólo pueden ser indicados por su médico después de realizar una exhaustiva evaluación. La decisión de qué tipo de STENT se va a utilizar depende de sus síntomas y del tamaño y forma de la parte de la arteria que se ha estrechado.

¿Qué precauciones hay que tomar después de insertar un STENT?

Tomar los medicamentos específicamente recetados para impedir la formación de coágulos/trombos, tales como los antiagregantes plaquetarios. Si es usted fumador/a, se recomienda especialmente que deje de fumar. Intente mantener un nivel adecuado de colesterol en sangre. Para ello, pida consejo a su médico.

¿Se producen complicaciones inmediatas
después de haberse sometido al procedimiento del STENT?

Las complicaciones inmediatas son mínimas. Sin embargo, el procedimiento puede provocar una infección, hemorragia o hinchazón en la zona donde se insertó el tubo de la angioplastia. Existe una pequeña posibilidad de que los STENTs dañen o desgarren la pared de la arteria cuando se implanta, pero esto no suele afectar el pronóstico a largo plazo.

Datos estadísticos relacionados con la colocación del STENT

•  Las intervenciones para insertar STENTs son comunes y representan un 70–90% de todos los procedimientos cardiológicos.

•  Los antiagregantes plaquetarios pueden reducir el riesgo de sufrir otro episodio cardiovascular a menos de un 2,0%.

Tratamiento del dolor post-operatorio

•  Es normal experimentar un poco de dolor después de la implantación del STENT.

Hasta que se haya recuperado completamente, no levante objetos pesados ni ejerza presión en la zona tratada.

Se recomienda a los pacientes a quiénes se le ha implantado un STENT que tomen los antiagregantes plaquetarios recetados por su médico o cardiólogo.

No interrumpa el tratamiento sin consultar primero con su médico o cardiólogo.

•  En las cuatro semanas siguientes a la colocación del Stent, no debe somerterse a ninguna prueba de resonancia magnética (RM) sin la autorización de su cardiólogo.

•  No fume, controle su colesterol llevando una dieta sana y haga ejercicio de forma regular.
volver al índice de cardiodiabetes